miércoles, 16 de mayo de 2018

CHUPETE Y BIBÉRON: ¿Cuándo y porque tenemos que despedirnos de ellos?


Chupete si, chupete no¿Cuáles son sus beneficios? ¿Qué daños puede provocar si se convierte en un hábito? 


¿Para qué sirve el chupete?

No cabe duda de que el chupete tiene grandes beneficios: permite al bebé una succión no nutritiva, un automatismo innato que tiene un efecto consolador, relaja al niño y lo calma en los momentos de malestar y de llanto. 
Además, se ha demostrado que el uso del chupete:
  • reduce el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante;
  • en los niños prematuros les ayuda a desarrollar las habilidades de succión todavía débiles. 

Es aconsejable introducir el chupete solo después de las primeras semanas de vida, cuando la lactancia materna esté bien establecida.  

¿Cómo elegir el chupete adecuado?

Actualmente existen muchos tipos de chupetes diferentes, por lo tanto, recomendamos a los padres que elijan un chupete adecuado.  
Se prefiere, por ejemplo, la tetina anatómica con respecto a la tetina fisiológica, porque se adapta al paladar del bebé de una forma natural y permite una menor obstrucción entre las arcadas dentarias. En cambio, es mejor evitar la tetina redonda ya que conlleva mayormente a desarrollar un paladar alto y estrecho.  
A pesar de eso, si el uso del chupete persiste hasta los 3/4 años, todos los chupetes son dañinos.  

Chupete con tetina redonda: NO adecuado
Chupete con tetina atómica recomendado
Chupete con tetina fisiológica






¿Cuándo hay que dejar de usar el chupete? 

Sobre los 6/7 meses empezamos poco a poco a sustituir la lactancia materna por otros nuevos alimentos, como por ejemplo las papillas, los cereales y las frutas. Es aquí cuando el bebé empieza a desarrollar las habilidades masticatorias. 
Desde este momento el niño ya no necesita succionar; es más, debe empezar a experimentar esquemas motores orales más maduros. Por lo tanto, a partir de esa edad se puede abandonar el chupete. Es importante que su uso no persista más allá de los 2 años. 
Muchas veces se sigue usando el chupete más allá “solo para quedarse dormido” y en muchas ocasiones manteniendo el hábito de tomar leche en biberón “Porque es más rápido”, “porque se lo toma mejor”. Sin embargo, es muy importante retirar el chupete ya que puede conllevar varias consecuencias. 

¿Qué daños puede provocar el uso prolongado del chupete y biberón?

Hablando del chupete, como del biberón, tres son las caracteristicas fundamentales que tenemos que tener en consideración:
  • la frecuencia de su uso (cuanto a menudo lo usa el niño)
  • la duración (durante cuanto tiempo lo usa),
  • la intensidad (como es la succión en término de fuerza). 

Todo lo que se introduce en la boca de nuestro pequeño altera sus estructuras orales; por lo tanto el uso prolongado, intenso y constante de estos auxilios va a alterar la postura lingual. 
Si el niño usa el chupete o biberón, además de desarrollar esquemas motores orales maduros, su lengua sigue siendo estimulada a realizar un movimiento infantil. La lengua adoptará una postura no fisiologica, colocada en el suelo de la boca, con la posibilidad de desarrollar un paladar estrecho o alto y alteraciones en la oclusión dental. Asimismo, como el paladar también es el suelo de la nariz, un paladar estrecho reduce el espacio, perjudicando la respiración nasal y un tono labial adecuado. 
Otra característica que se suele observar es la alteración en el habla (dislalias), ya que cualquier alteración muscular o deformación de estructuras orofaciales contribuirá a una mayor dificultad a la hora de articular de forma precisa los distintos sonidos.
Resumiendo, las características que podéis observar en vuestro niño, si usa o ha usado el chupete o biberón más allá de la edad recomendada son:

Mordida Abierta 



Respiración bucal


Paladar estrecho y/o alto
Deglución atípi


¿Cómo quitar el chupete?

Cuando el niño crece va desarrollando nuevas habilidades comunicativas y socio-emocionales y puede encontrar consuelo a través de maneras más maduras: como darle mimos, leerle un cuento, cantarle una canción u con otras actividades que al niño le gusten. 
Es aconsejable retirar el chupete en períodos de tranquilidad para el niño, de manera gradual, evitando tomar medidas drásticas. Os recomendamos la lectura de algunos cuentos para acompañar al niño a abandonar el uso del chupete.


Queridos padres, si estáis intentando retirar el chupete a vuestro pequeño y teneís algunas dudas o si leyendo las caracteristicas de un uso prolonagado del chupete habéis pensado en vuestro niño y deseáis tener mayor información, no dudéis en consultarnos. 


Marika Cherubin
Logopeda
CIVET



No hay comentarios:

Publicar un comentario